SINDICATO LIBRE

CORREOS Y TELECOMUNICACIONES

Detalle

02/02/2018

CHEQUEO A CORREOS… 1. GOBIERNO (FOMENTO) NO FINANCIA el SPU 2. SEPI (PROPIETARIO) NI ESTÁ NI SE LA ESPERA 3. LA EMPRESA, 3 AÑOS en NÚMEROS ROJOS, APROVECHA PARA PRECARIZAR

Tras años, pocos, en los que las cuentas de resultados de Correos cuadraban (casualmente coincidiendo con la entrada de 800 millones de euros en dos años), llegó el apagón financiero o, lo que es lo mismo, la disminución drástica de financiación del Servicio Postal Universal en los Presupuestos Generales del Estado, que ha traído como consecuencia, el que aparezcan los números rojos en las cuentas de Correos en los ejercicios 2015 (34 millones de euros de pérdidas), 2016 (51 millones de euros en pérdidas) y a la espera de recibir los datos de 2017, las noticias no son buenas.

 

Tras el recorte drástico en los PGE de 2017 para la financiación del SPU, el SINDICATO LIBRE junto con otras organizaciones sindicales, mantuvimos reunión en el Ministerio de Fomento en el que hubo dos compromisos que posteriormente plasmarían por escrito, uno de completar la cantidad a aportar a Correos hasta los 180 millones de euros, así como el de elaborar de una vez un Plan de Prestación que evaluase el costo anualmente del Servicio Postal Universal y asignar las cantidades correspondientes a las arcas de Correos. A día de hoy, sin noticias de resultados de los dos compromisos adquiridos.

 

¿Mientras tanto? La empresa, con la excusa de las cuentas de resultados y poniendo el objetivo en SEPI y Gobierno, no hace más que dar excusas para echar la culpa a sus mayores de que no se pueda negociar una nueva regulación por falta de financiación. La pescadilla que se muerde la cola. El gobierno no paga, no hay dinero, no hay nada que negociar.

 

Eso si. Mientras tanto, aprovecho y precarizo el empleo aumentando el personal con contrato a tiempo parcial, intento con subterfugios modificar jornadas laborales, exijo un aumento en la productividad de los ya de por sí exprimidos empleados que saben y ven que son  menos pero a  los que se  les aumentan las cargas  de trabajo, alargo  sine die  los 

procesos en materia de personal (Concurso de Traslados para más de dos años, Convocatoria de empleo de 2016 de 2.450 puestos aún sin arrancar, otra en cola de otros 1.900 puestos, Promoción Interna para personal funcionario en vía muerta) y todo el colectivo con tan solo una subida salarial del 2 % en dos años (2016 y 2017) tras 6 años de congelación salarial, pérdida del 5 % de salario del personal funcionario, congelación de las aportaciones al Plan de Pensiones de Empleo y tan solo algún canto de sirenas con promesas de posibles incrementos salariales vía PGE 2018 o vía Real Decreto.

 

Las excusas se tienen que acabar. Ya no vale el echar la culpa por parte de los gestores a los de arriba. Basta de tomaduras de pelo. Los/as empleados/as de Correos necesitan una nueva regulación que mejore Convenio y Acuerdo General del año 2011 en materia de empleo, derechos y salario.

 

No podemos, año tras año, esperar a ver lo que cae de los Presupuestos Generales del Estado ni en materia de financiación del SPU, ni en el caso de los salarios. Correos necesita su propia regulación para incrementar los sueldos de los/as empleados/as, con aumentos significativos en retribuciones específicas de la empresa (Complementos de Permanencia y Desempeño, Producción y Asistencia, pluses de festivos, sábados, nocturna, horas extraordinarias, automatización, personal rural en suplidos por aportación de local e indemnización por aportación de medios de enlace).

 

No podemos seguir con la paralización en las aportaciones al Plan de Pensiones de la empresa. Es necesario cubrir diariamente las plantillas de reparto, logística y oficinas.

 

Necesitamos nueva regulación para que se impulse la promoción profesional de personal funcionario y laboral y acabar con miles de empleados/as en situación provisional.

 

Una regulación que delimite el porcentaje de personal a tiempo parcial, herramienta de la que está abusando la empresa y a la que hay que poner coto.

 

Una regulación que concrete los horarios en turnos de mañana, tarde o noche y que impulse la jornada de lunes a viernes para todos los colectivos y que, para cualquier otro tipo de jornadas se someta a la negociación colectiva y se acoja a la voluntariedad y remuneración correspondiente.

 

Una regulación que haga extensible la Acción Social a todo el personal de la empresa y no solo a un porcentaje.

 

Si para todo ello, hay que ir a la pelea, que el SINDICATO LIBRE no lo duda, nos tendremos que poner en marcha trabajadores/as y sindicatos y si hay que ir a una MOVILIZACIÓN, que habrá que ir, allí estará el SINDICATO LIBRE sumando para que sea lo más unitaria posible.